Miguel Arguedas

Ahorrar – Electricidad

por

En esta serie de artículos relacionados con el ahorro y que son parte de la colección “El costo de la Ignorancia”, deseo aportar consejos sencillos y estimulantes para contribuir con el ahorro  y el medio ambiente.

¿Cómo gastar menos en electricidad?

Si meditamos tan solo un poco sobre la cantidad de electricidad que desaprovechamos innecesariamente en nuestras casas u oficinas, quizás podamos hacer conciencia en los demás y en nosotros mismos.

¿Sabías que el aire acondicionado en casa puede costarnos aproximadamente un US$1 la hora, mientras que un ventilador de techo puede hacernos pagar un centavo la hora?

El 80% de la energía de bombillas incandescentes tradicionales se manifiesta en forma de calor, no en forma de luz, de modo que cambiar a por bulbos (bombillas) de luces fluorescentes compactas puede reducir tus costos en un 80%.

Son varios los gobiernos a nivel mundial que han prohibido las bombillas tradicionales, y son muchos los que han iniciado una política de reemplazo subsidiado.

Por otro lado, una plancha puede consumir tanta energía como 24 bombillas de 100 watts. Conociendo este dato, es incluso más importante, que no utilices la plancha a una temperatura mayor de la necesaria. Además, es más eficiente hacer el proceso de planchado una o dos veces a la semana, que realizarlo todos los días.

El televisor es también un gran consumidor de electricidad. De hecho, en un sólo día, un televisor usa más energía que un lavaplatos, una lavadora y una secadora de ropa combinados.

Según las estadísticas, en los hogares urbanos el 40% del consumo de electricidad corresponde a iluminación, el 29% al refrigerador, el 13% a la televisión, el 6% a la plancha, el 5% a la lavadora, y el 7% restante a otros electrodomésticos, como horno microondas, aspiradora y licuadora. Para los hogares con climatización, el panorama cambia, pues sólo en calefacción y aire acondicionado se va el 44% del consumo total.

Con el costo de la electricidad en constante aumento y el sobreprecio de la generación por los cambios climáticos que afectan su producción, es necesario tener control sobre el consumo y evaluar dónde puedes reducir el importe de la factura de electricidad.

Aquí te dejos algunos consejos sencillos pero efectivos en los que puedes empezar a economizar.

Busca electrodomésticos eficientes y de bajo consumo.

Mejora tus conocimientos como consumidor aprendiendo sobre las características y consumo de los electrodomésticos:

  1. Verifica en el manual de instrucciones del artefacto sus características técnicas, entre ellas la potencia en watts o kilowatts: cuantos más tienen, más gasta.
  2. Si los artefactos tienen varios años de uso es conveniente controlarlos, porque si funcionan mal producirán pérdidas de energía que serán registradas por el medidor.
  3. Es nuestra responsabilidad reportar al proveedor del medidor de luz, de las posibles pérdidas de energía por lo menos 1 vez al año o bien cuando notemos alguna anormalidad en la cantidad de KW consumidos.
  4. Ten consciencia del consumo “oculto”: Al contrario de lo que muchos usuarios creen, el televisor, el equipo de audio o el radio despertador, también gastan energía cuando están apagados. Se trata del modo stand-by: los aparatos tienen una pequeña luz roja o verde encendida y otras funciones que permanecen activadas, como sus relojes. Por eso se aconseja desenchufarlos en la noche o cuando no se van a usar inmediatamente.
  5. Gran parte de la electricidad que consumimos en casa o en los comercios, se destina a la iluminación de la misma, por éste motivo es aconsejable aprovechar al máximo la luz solar.
  6. Tratemos de no dejar luces encendidas en habitaciones vacías, usar luces fluorescentes o de bajo consumo, que si bien al comprarlas cuestan un poco más, pero consumen hasta 5 veces menos que las comunes. Un ejemplo: un tubo fluorescente de 40 watts da más luz que una lámpara común de 100 watts.
  7. Es muy importante que los tubos, lámparas o cualquier tipo de luminaria, se limpien periódicamente, dado que el polvo que se acumula en ellas les quita muchísima luminosidad y potencia.
  8. 8. Respecto a los electrodomésticos, es muy importante cuidar su ubicación. Por ejemplo, en el caso de del refrigerador, es importante ubicarlo en un lugar de baja temperatura ambiente y dejar un espacio mínimo de 15 centímetros con relación a la pared de respaldo. Además, tratar de abrirlo el menor tiempo posible y asegurarse de que esté siempre bien cerrado. Cambiarle los burletes si están rotos y evitar que se acumule demasiado hielo en las paredes del congelador (si tiene más de 2 milímetros consumirá un 10% más de electricidad).
  9. La temperatura ideal para conservar los alimentos es entre 3 y 5 grados centígrados. Menos que eso, aumenta el consumo sin necesidad.
  10. Es muy importante que antes de introducir un producto en el refrigerador, lo deje enfriar fuera del mismo para que el motor no trabaje más para generar el frío.
  11. Si en la casa hay un termotanque eléctrico, hay que tener en cuenta que la cuenta subirá considerablemente. Por eso, se aconseja elegir la capacidad en función de la familia (50 litros por persona) y ajustar la temperatura a 55 grados, pues con frecuencia vienen ajustados a 80 grados de fábrica.
  12. No olvidemos que los acondicionadores de aire son grandes consumidores de energía, por eso utilícelos de una forma organizada. Los ventiladores NO GASTAN tanta energía como los acondicionadores de aire, siempre y cuando se usen en velocidad media-baja.
  13. Conviene encender el lavarropas una sola vez aprovechando el máximo de llenado. Dos lavados -aunque sean de media carga- consumen el doble.
  14. Para calentar pequeñas cantidades de comida conviene aprovechar el microondas.  Las placas eléctricas de la cocina, consumen 4 veces más energía.
  15. Una bombilla de 100 watts consume lo mismo que cuatro de 25 watts, pero produce el doble de luz.
  16. Procure quitarle a la ropa toda el agua posible antes de usar la secadora. Esto reducirá el consumo.
  17. Si tienes duda del consumo, también es muy importante que revises la instalación eléctrica de tu casa.

En general, todo lo dicho hasta acá es información muy conocida, pero nos hemos acostumbrado demasiado a descuidar el consumo y gastamos hasta un 40% de más innecesariamente.

Con conocimiento o no, este es un ejemplo claro del costo de la ignorancia.

 

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Los últimos El costo de la Ignorancia

Conducir con sueño

Conducir con sueño nos pone a TODOS en peligro. ¿Está usted en

Seguridad vial infantil

Colección “El costo de la ignorancia” Sección “Seguridad” Los accidentes de tráfico

Reservado especial

Colección “El costo de la ignorancia” Sección “Respeto” Irrespeto a la accesibilidad
Ir Arriba