Capacitación de los empleados

por

Siempre ha sido difícil y costoso encontrar buenos empleados. Pero después de encontrar el empleado ideal para el puesto requerido hay que capacitarlo, independientemente de la experiencia que tenga. Una buena o mala capacitación puede ser la diferencia entre un empleado eficiente o uno ineficiente, además un nuevo empleado debe pasar por una transición de nuevo empleado a miembro completamente integrado de la organización.

Una capacitación adecuada y bien estructurada puede facilitar este proceso y ayudar a reducir la rotación de personal y el costo financiero de errores en el trabajo.

Definir el puesto de trabajo.

La capacitación y la orientación comienzan con el proceso de contratación de personal. Debemos describir de manera detallada las responsabilidades y obligaciones del puesto de trabajo, las características, experiencia y conocimientos que deberá tener la persona que ocupe el puesto, la manera y métodos para evaluar el desempeño del empleado, y la relación con las otras funciones de la compañía, etc.

Determinar las necesidades de capacitación.

Debemos determinar qué es lo que tenemos que enseñarle al nuevo empleado en base al puesto que va a ocupar. Así como la manera en que se lo vamos a enseñar (videos, folletos, un mentor, capacitación por parte de una empresa externa u otra).

Elaboración de un manual de Capacitación

Siempre es indispensable y recomendable elaborar un manual de introducción o inducción a nuestra empresa en el que se mencionen detalles generales de quienes somos, en que ramo estamos, que productos o servicios manejamos, nuestra misión, visión, etc. Esta parte del manual dado que servirá para todos los nuevos empleados, independientemente del puesto que ocupen, podría ser un vídeo, folletos, etc.

La segunda parte de la capacitación dado que es más específica y se relaciona directamente con el puesto de trabajo que ocupara el empleado debe de ser dependiendo de la complejidad a través de medios como manuales, mentores, otras personas del mismo departamento, videos o alguna organización externa, o incluso de manera mixta.

Puede ser una buena idea contratar a un entrenador de recursos humanos y/o un profesional que pueda diseñar los materiales de capacitación.

Asigna a un mentor

Si ya tienes empleados que sean responsables por tareas similares, pídeles que ayuden al recién empleado a través del proceso de orientación y capacitación. El mentor puede ayudar no sólo compartiendo lo que tiene que aprender sino también respondiendo preguntas y supervisando el progreso del empleado nuevo. Aunque le hayas delegado al mentor la responsabilidad de evaluar el desempeño del recién empleado, mantente involucrado en este proceso ya que no hay nada como el estímulo que el jefe le puede brindar a un empleado.

Debemos ser pacientes

Hasta los nuevos empleados de más experiencia pueden requerir de tiempo para adaptársela nuevo trabajo. Ofréceles tu paciencia y confianza, además de suficiente tiempo para ponerse al día y mantente alerta a problemas de desempeño o errores que ocurran a menudo. Puede ser que el empleado necesite de más guía y práctica o más supervisión.

Aprende y aprovecha los conocimientos frescos de tu nuevo empleado.

Prepárate para aprender algo nuevo de tu nuevo empleado ya que los recién empleados tienen una perspectiva fresca con respecto a cómo se debe llevar el negocio. Puede ser que tu nuevo empleado tome la iniciativa en implementar cambios que pueden beneficiar a tu compañía y a tus clientes.

Capacitación constante.

La capacitación debe continuar a través del tiempo que este tu nuevo empleado en la compañía. Un programa de desarrollo profesional ayudará a tus empleados a adquirir conocimientos, habilidades que mantendrán competitivo tu negocio y ayudara a mantenerlos motivados.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*