Carta a mi hija a sus18

por

i love my daughterAmada Carolina, siempre fuerte e inteligente como muy bien lo sustenta tu nombre (“Aquella que es inteligente”, “la que es fuerte”.) Parece que fue ayer que naciste y mira, lo has cambiado todo. Tu compañía ha sido para mí, una montaña rusa de emociones y sentimientos que aun hoy erizan mi piel.

Tenerte cerca ha sido un premio mayor para mi vida y doy gracias infinitas por el privilegio de haberte visto crecer. He atesorado incontables memorias que me has permitido vivir. Ahora has crecido y eres toda una mujer. Has demostrado con creces que eres capaz de asumir nuevos desafíos y acepto con orgullo que ya no eres una niña, aunque siempre serás mi bebé.

No niego que me gustaría estar cerca para poder levantarte cuando tropieces, o para poder escucharte cuando te rías, o cuando conozcas el amor, o cuando decidas emprender tu vida con compañía. Quisiera poder regalarte todo lo bueno de este mundo y creer que todo lo que te suceda te haga feliz.

Pero aunque me muerda la lengua, reconozco que ahora te corresponde dirigir tu destino y alcanzar el éxito de tu vida. Entonces, lo que en verdad deseo es que seas libre para que puedas realizar un centenar de sueños, en los que al despertar de cada uno, llegues a la realización de tus anhelos. Que tu andar sea liviano, pero con paso firme. Tienes el poder de lograr cuanto quieras de la vida… te lo digo yo que soy tu padre.

Quizás no esté allí para protegerte de todo lo que acontezca, pero ten seguridad de que al final del día, todo estará bien. Naciste para ser campeona y el mundo entero está disponible para ti. Ahora ve y conquístalo en forma responsable sin que nadie te limite. Anhelo tener el honor de escuchar tus retos y vivencias. Que te sientas orgullosa de tus conquistas y experiencias, aunque estas no siempre salgan como las planeas.

Ya eres adulta y con la frente en alto, has concluido con honores la primera parte esencial de tus estudios y has demostrado madurez. Pero aún te faltan muchas cosas que debes aprender. Por ello, no permitas que nada turbe tu camino, manéjate de forma transparente y clara. Si por error cayeras en alguna falta, se humilde, benevolente y justa contigo misma, para que puedas levantarte y elevar de nuevo el vuelo a tu destino. Recuerda que naciste para ser real, no perfecta.

Vive la libertad como un despliegue, de que eres capaz de alcanzar todo lo que te propongas, más no hagas mal uso de ella, porque aunque todo tiene un propósito, este solo está determinado por tus acciones. Disfruta las cosas simples y aunque cautelosa, confía en tu corazón. Busca sabiduría en tu paso por la vida. Aprende a escuchar y comprender a los demás pero nunca desdeñes a nadie.

Se prudente en tus decisiones, pero recuerda que todo aquello que deseamos, requiere paciencia, concentración y esfuerzo, para ello, no busques nunca el camino más fácil, sino el correcto. Toma en cuenta que la única forma de en verdad aprender, es equivocándose. Por ello nunca te avergüences de errar. Enorgullécete de tus logros, más no permitas que la soberbia, te haga olvidar que vale más una sonrisa.

Solo espero haberte enseñado con el ejemplo y confío que lo darás todo por seguir tus sueños. A saber agradecer con humildad las cosas buenas que te pasan, a mantenerte siempre creativa, a tratar de alcanzar todos tus objetivos, a pensar siempre en que existe otra persona a la que le afectan tus acciones y a superar con fuerza las adversidades. Pero por sobre todo, muéstrate al mundo tal como eres y no escondas nada de ti porque eres la mejor persona que el mundo pueda conocer.

Con toda mi admiración deseo que el éxito y felicidad te acompañen todos los días de tu vida.

Daddy.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*