Sipnosis: Como tratar con gente difícil

por

Sinopsis del libro: Como Tratar con Gente Difícil
Autor: Cesar Lozano
Por: Miguel Arguedas

Tratar con gente difícil es una de las acciones más comunes que el ser humano enfrenta en su cotidianeidad y quizás es una de las que menos se nos prepara en nuestra educación tradicional.

Así mismo es fundamental identificar este tipo de personas y concientizar si somos una de ellas, lo que nos permitirá mejorar nuestras relaciones con los demás.

Encontrará este resumen algo grande, pero me pareció que el tema es tan enriquecedor que merece la mayor cantidad de detalles.

Como Tratar con Gente Difícil

Principio: Nadie puede hacerte la vida imposible, a menos que tú lo quieras.

La vida es como un tren, pero también como una película. ¿Quién es el actor principal en la película de tu vida? Hay gente que le da el papel principal a otra persona, o intenta sabotearse a través de un tercero, culpando a otros por su infelicidad.

Un pensamiento provoca un sentimiento, y un sentimiento una acción. Nosotros tomamos la actitud. Cambiar nuestra manera de pensar. De mí depende lo que pienso.

Quitarnos un pensamiento o preocupación es muy difícil, pero cambiarlo resulta mas sencillo.

Madurez: ¿Cuándo dices que una persona es madura?

Cuando controla sus emociones (coraje, alegría, etc). Aunque te insulten, mantienes la ecuanimidad. Una persona madura no se dejará afectar por la forma en que los demás lo traten.

¿Cómo practicar esto? =>

Sabiduría Infantil:

Sabiduría Infantil: Cuando un niño no esta a gusto con alguien, simple y sencillamente se va. Aunque pelee, luego vuelve y sigue jugando con la misma persona. No guarda rencor.

Los adultos por lo general si guardan rencores y constantemente pelean por el mismo asunto.

Los niños se alejan de las personas que los tratan mal y se acercan donde se sienten bien.

De esa forma, a la hora de actuar, debemos cuidarnos de las emociones. En muchas ocasiones, decimos o hacemos en momentos en que estamos molestos, pero luego de externarlas, deseamos no haberlas dicho o hecho. Sin embargo, aunque nos arrepintamos o pidamos perdón, hacemos un daño a las personas afectadas.

A veces debemos preguntarnos: ¿no seré yo la “persona difícil”?

Adolescentes difíciles: ¿A qué se debe que los jóvenes, cuando tienen un pretendiente, e vuelven cariñosos, hacen sus tareas, se visten bien, etc.?

A que se sienten amados. Esta es la clave para tratar con gente difícil. Por supuesto que todo tiene sus excepciones, pero el autor nos deja ver esto con claridad.

La mayoría de las personas asume que al “reclamar” la gente cambia: “no seas así, no actúes de esa forma, etc.”. Pero saber tratar con amor, es lo que cambia. Ejemplo: “mira, no me gusta que te enojas fácilmente, pero te quiero de cualquier forma. Sin embargo, quisiera que cambiaras eso”.

Diferencias entre el Hombre y la Mujer: La gran diferencia es que los hombres somos “apaga fuegos”. Cuando la mujer nos comenta un problema, de inmediato queremos darle una solución, en vez de simplemente escucharla, que sería lo que esperas de una mujer.

Cuando la mujer dice: no vino el servicio. El hombre no debe decir: pues despídela y búscate a otra. Sino: ¿y quien limpió todo esto cariño? Mujer: “yo”; Hombre: “ay pobrecita”, etc.

Para cambiar a un ser humano hay que amarlo (aceptarlo).

Si quieres cambiar a alguien difícil usa frases como: “Así te quiero mucho, pero me gustaría que fueras un poquitito más o un poquitito menos que…”

Hay 4 Tipos de Personas (clasificación de personalidades):

1. Los que viven, pero no dejan vivir. Son los que dicen “primero yo, luego yo, etc.”. Son los que cuando le dices “voy a Paris”, te dicen “yo ya fui”. O dices “pienso comprarme un carro”, te dicen “qué carro”, “un Mercedes”, “ah ya yo tuve uno de esos”.

No te dejan terminar la frase sin decir un “yo”. Y si le pides un favor buscan primero ver qué ganan de eso.

2. Los que ni viven, ni dejan vivir. Son los amargados. Son los que dicen “si me va mal a mi, que te vaya mal a ti”, “si yo sufro, sufre tú”.

3. Los que no viven, pero sí dejan vivir. Estos son los mártires. Esas personas que dicen “yo, que todo lo he dado por ti, y tu me pagas así”, cuando le pregunta ¿Cómo van tus hijos? Responden “ahí, batallando yo con ellos, pues ya ves que le queda a una madre”… “con ingratitud es que te pagan todos los años”.

En las empresas son bien comunes, es el que sale cuando el jefe pregunta ¿Quién me ayuda con este proyecto?, contesta “yo le ayudo ingeniero, no ve que aquí nadie quiere” ¿pero usted siempre lo hace? “pero ya ve que todos están muy cansados” pero usted también, “pero pobrecitos, yo lo hago”.

4. Los que viven, y dejan vivir. Regálate a ti mismo. Muchos somos buenos para dar, pero no para darnos.

Síndromes de los Oídos Sordos: Para poder cambiar a alguien primero tengo que amarlo y aceptarlo. Así es más fácil. Y obvio, haber cambiado yo.

Este síndrome es por ejemplo cuando una madre le grita a su hijo: ¿por qué dejó la ropa tirada en el baño? El primer día el niño se asusta mucho. Luego al segundo día pasa lo mismo, pero ya al niño le asusta menos el grito de su madre, y luego de un par de veces más al niño ni le importa lo que su mama le dice.

Esto es lo que pasa generalmente cuando a fuerza de gritos queremos cambiar a las otras personas. El primer día se asusta, el segundo se impacta, el tercero dice “ay, que fea se vio”, el cuarto “que diga lo que le quiera, igual no me afecta”.

A. Marlon dijo que los seres humanos tenemos cinco necesidades, y cuando no las cubrimos, el ser humano cambia.

1- Todos tenemos necesidades físicas o fisiológicas: hambre, sed, respiración, sexualidad, abrigo. Y cuando falla alguna de estas el ser humano cambia, y a veces para mal.

2- Los seres humanos tenemos necesidades de seguridad. Cuando el empleado no se siente seguro de que lo estas aceptando, o que su empleo no es seguro, empieza a cambiar.

3- Todos los seres humanos tenemos la necesidad de afiliación, de sentirnos miembro de un grupo, sentirme parte de una familia, y que esa familia me quiere, me apoya, me respeta, me cuida.

4- Todos tenemos necesidad de afecto, cariño, que nos digan cosas buenas.

5- Todos tenemos necesidad de autorrealización o éxito (no necesariamente éxito financiero).

Detrás de toda persona difícil, hay una historia difícil.

Cuando examinas esa persona, te das cuenta que no ha cubierto alguna de esas necesidades.

Tipos de Personas Difíciles: Persona con carácter difícil: Es una persona con muchos complejos y necesidades sin resolver, que lo lleva a agrandar su imagen a costa de humillar la de los demás.

10 Tipos (o características) de personas con carácter difícil:

• 1. El Posesivo. Tienen dos características fundamentales, 1) buscan que siempre estés disponible y 2) se alteran muchísimo cuando no le dedicamos el tiempo que ellos “creen” que se merecen.

Recomendaciones:

a- No trate de gastarse por agradarlo, no va a poder, el posesivo lo seguirá haciendo hasta que se muera.

b- Utilice el sentido del humor para cuando tenga una discusión por esa posesividad que él tiene. Riéndose dígale que hay otras personas o actividades que también usted tiene que dedicarle tiempo, que quizás no son tan importantes como él, pero que también tiene que dedicarle tiempo.

c- Demuéstrele el aprecio que le tiene. Dígale que le quiere mucho y que son seres importantes en su vida, pero no son las únicas personas que requieren de usted.

2. Los Sinceros. Utilizan la sinceridad para decirte todo lo que les molesta, y sabes que hieren con sus comentarios cuando algo o alguien no les parece bien. La frase de ellos es “mira, porque te quiero mucho comadre te voy a decir esto”, “sé que te va a doler, pero es por tu bien”. Pero hieren con sus comentarios.

A las personas sinceras le falta la asertividad (decir las cosas de la forma correcta, en el momento correcto y en el lugar correcto, en otras palabras, es la clara expresión de tus ideas, tus emociones, sin daños a terceros, pero adecuada a cada situación en particular).

Recomendaciones:

a- Explícales con la asertividad, la diferencia del “cómo” del que se dice: “estoy de acuerdo con lo que dices, lo que me dolió es cómo me lo dijiste”.

b- Agradéceles y sonríeles por el comentario que te hacen “por tu bien”. Y diles: muchas gracias por tu comentario, lo tomaré en cuenta, y ya. No le des más larga.

3. La Victima.

Cuatro características:

  • Todo les deprime, les agota y les entristece.
  • Utilizan el chantaje emocional para lograr sus objetivos. Quizás lo hacen sin querer, porque ya es así su naturaleza.
  • Frecuentemente hablan de sus desgracias.
  • Sienten que todos están en su contra, porque creen que nadie los comprenden, o los quieren, dicen “se aprovechan de mi gran corazón”.

Recomendaciones:

a. Evíteles el estarles preguntando a cada rato ¿Qué tienes, qué te pasa, por qué tienes esa cara? Porque más se aferran a su “victimismo”.

b. No participes en sus comentarios negativos, cambia sutilmente de tema, habla de algo positivo que ocurrió hoy en la mañana o de lo bien que se ve el día de hoy.

c. Escúchalos, pero no te enganches.

d. No te desgastes. No te sientas culpable.

Cuando pasa mucho tiempo sin comunicarnos con una persona “victima”, lo primero que dicen cuando te ven o te escuchan es “apareciste, por fin te decidiste a llamar, me tienes olvidado, había pensado qué te habías hecho”.

4. El Indiferente. A éste no le importa todo lo que sucede a su alrededor. Esto se ve mucho en la etapa de la adolescencia, dan respuestas cortas, evitan dar sus opiniones, expresarse, porque tienen miedo a ser rechazados o quedar en ridículo. Su frase favorita es “no sé”.

Somos indiferentes a veces al expresar cariño.

Recomendaciones:

a. Busca algo en lo que estas de acuerdo, y dile “así como dijo fulanito, estoy de acuerdo con él”. Esto hace que suba su autoestima.

b. Involúcralo en un “tu que opinas de esto”, aunque te conteste muchas veces “no sé”.

c. Demuéstrales tu afecto para que tomen seguridad, y esto les ayude a aumentar su autoestima.

Recordar que hay una historia que los ha hecho ser indiferentes.

• 5. Los Críticos.

1. Estos dan su punto de vista, pero por lo general son negativos.

2. La frase favorita de ellos es “sí, pero”.

3. Están convencidos de que todo lo saben, y lo que no saben lo inventan.

Recomendaciones:

a. Escúchelos nada más.

b. No se involucre. Use frase como “es tu opinión y la respeto, pero opino diferente”.

• 6. Los Comunicativos.

1. Hablan de todo y de todos.

2. No pueden guardar un secreto porque les quema.

3. Su frase favorita es “te lo digo a ti, pero porque eres tu, y porque sé que de aquí no sale” o “no sé si decírtelo, pero te lo diré a ti nada más por la confianza que nos tenemos”.

¿Usted confiaría en una persona así? Por supuesto que no.

Recomendaciones:

a. Evita tratar temas personales, y aun más, evita compartir tus sentimientos con esa persona.

b. Evita cuestionarles esa actitud que tienen. Ten cuidado en tenerlos como enemigos, mejor sobrellévalos. Sutilmente cambia de tema. O si están “acabando” con alguien, sutilmente habla algo bien de esa persona, o cambia de tema.

7. Los Volubles.

1. Hacen comentarios fuera de lugar y de orden.

2. Pueden ser tu mejor amigo, pero a la vez tu peor enemigo.

Recomendaciones:

a. No te involucres en temas complicados o que se presten a discusión.

b. Evita confrontarlo.

c. Si estas de acuerdo con ellos, dilo, si no dile “yo creo esto, pero si crees eso, es tu opinión”.

8. El Obsesivo.

1. Todo limpio y ordenado.

2. Generalmente quieren que todo se haga como ellos dicen.

Recomendaciones:

a. Demuéstrales que hay otros caminos para hacer las cosas.

b. Diles que admiras su limpieza.

c. Usa el sentido de humor.

9. El Agresivo.

1. Su carácter es fuerte.

2. Su humor es explosivo. Quieren que todo se haga como ellos dicen, sino explotan.

3. No demuestran fácilmente sus sentimientos por la imagen que ellos mismo han creado.

4. Su frase favorita es “por la buena soy muy bueno, pero por la mala ni me busques”.

Recomendaciones:

1. Escúchales, diles que estas de acuerdo, que entiendes su malestar, que entiendes que se halla enojado, pero en lo que no estas de acuerdo es en la forma como lo expresa o como explota.

2. Dale a entender que con sus palabras hiere a los demás.

Es tan fácil que todos nos enojemos y explotemos por situaciones que a veces son irremediables, por situaciones que van a seguir ocurriendo. Tengo dos caminos: 1-) entender que esto me ocurrió y que por más coraje que haga esto no lo voy a poder evitar, o 2-) explotar y hacer el ridículo, pues cuando nos enojamos decimos y hacemos muchos disparates de los cuales nos arrepentimos

10. Los Cafres.

1. Demuestran su agresividad y descortesía al manejar.

2. Gustan de pelear y discutir con quien se le tope en frente.

3. Creen que son los únicos que tienen prisa.

Dime cómo manejas y te diré cómo eres.

Recomendaciones:

a. Frene e ignórelo. Déjelos que pasen, no los maldigan.

b. Utilice una terapia mental – Dios se basa en muchos medios para frenar nuestro andar.

    • Conclusiones:

Para tratar con gente difícil recordar estos ingredientes principales:

1. El amor.

2. Aceptación.

3. El humor.

Muchas veces nosotros somos la “persona difícil”.

Las personas difíciles nos ayudan a crecer como personas, nos ayudan tener fortaleza, humildad, y paciencia para sobrellevarlos.

Detrás de cada persona difícil hay una persona difícil. La mejor forma de tratar con alguien difícil es:

1. Analiza el por qué es así,

2. Haz una lista con todas las características que tiene ese ser.

3. Luego con toda la humildad del mundo busca dos o tres buenas cualidades.

La puerta de entrada al corazón más difícil es por sus cualidades. Cuando tú le reconoces una cualidad a una persona difícil, esa persona empieza a cambiar. Ejemplo: me agrada tu manera de ser en esto.

 

“Que el camino salga a tu encuentro,
que el viento te sople siempre de espaldas,
que el sol brille cálido sobre tu rostro,
que la lluvia descienda mansa sobre tus campos,
y hasta que volvamos a encontrarnos,
que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano”.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

5 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*