Sinopsis: El hombre que plantaba árboles

por

El Hombre que Plantaba ArbolesSinopsis del libro: El hombre que plantaba árboles
Autor: Jean Giono
Por: Miguel Arguedas

No es el tipo de libro que tenía en mente comentar en esta ocación, pero el titulo me cautivó y me hizo reflexionar.

En si, es una sencilla historia de un personaje inolvidable. Y es que para que el carácter de una persona realmente revele sus cualidades excepcionales, hay que tener la buena suerte de poder observar su conducta durante muchos años. Si se trata de un comportamiento desprovisto de egoísmo si el principio que lo anima es una generosidad sin precedentes, sin ningún afán de recompensa, y si ese proceder, por añadidura, ha dejado una huella visible sobre la faz de la tierra, entonces no podemos equivocarnos.

Así comienza el relato de Jean Giono titulado “El hombre que plantaba árboles” uno de los más bellos cantos de Amor a la Naturaleza. Es un cuento breve de fácil lectura, pero su sencillez no debe llamar a engaño, pues “la sencillez es la grandeza”. Verdaderamente se los recomiento. El relato de Giono alcanza esa grandeza, su mensaje es semilla potente si cae en terreno fértil, de hecho, y valga el ejemplo, ha sido motivo de inspiración para innumerables campañas de reforestación.

La historia

La obra narra la historia de Elzéard Bouffier quien es un pastor solitario, un hombre analfabeto que, con su sola voluntad y esfuerzo, convierte una tierra desierta, abandonada e infértil, en un maravilloso bosque. El encuentro casual con este inolvidable personaje despertará la fascinación del narrador que asistirá a lo largo de cuatro décadas a la transformación de un paisaje desolado en un denso bosque. Con paciencia y resolución, Bouffier dedica su tiempo a la tarea de plantar semillas seleccionadas por él mismo, semillas que con el paso del tiempo, mucho tiempo, se convertirán en frondosos árboles y éstos en bosques.

Pero la moraleja sobre la capacidad humana para alcanzar cualquier objetivo que se proponga con perseverancia, no me conmueve tanto como la historia en sí. Un hombre que “aunque no sabe nada, sabe mucho más que nadie y ha encontrado una forma perfecta de ser feliz”.

Conclusión

Tengo que confesar que esperaba otra emoción de esta obra que al final me ha hecho llorar. No fue solo un asunto de tristeza, sino que el significado de las palabras y los sentimientos que transmite no creo que puedan dejar a nadie indiferente. Hay mucha belleza en sus páginas y es una inspiración. A mi me ha ayudado y aunque no es en sí un libro de autoayuda, no deja de gustarme el relato como tal, en algunos pasajes parece prosa poética. En otros momentos es una ayuda espiritual, donde podemos hallar un mensaje de esperanza en esta alegoría contra el egoísmo humano.

Es muy cortito y definitivamente recomendado. Quizás como efecto secundario te den ganas de plantar un árbol. Me permito transcrir el final que me encantó.

“Cada vez que pienso que aquel hombre solo, armado únicamente de su fuerza física y moral, ha sido capaz de convertir aquel vasto erial en esta tierra de Canaán, me convenzo de que, a pesar de todo, la humanidad es admirable. Pero cuando calculo la inagotable grandeza de espíritu y la tenaz benevolencia que han hecho falta para llegar a semejantes resultados, experimento un inmenso respeto por aquel viejo campesino iletrado capaz de realizar una obra digna de un dios”.

Reflexión

Ante la impotencia y tristeza al saber que cada día la Humanidad pierde, sólo por la tala directa, unos dos millones de árboles, o visto de otra manera, cada año desaparece el equivalente a un árbol por cada habitante del planeta.

Los árboles renuevan el aire, el agua y el suelo de las zonas donde viven y son tesoros de biodiversidad en sí mismos. Un suelo sin árboles es el principio de un desierto. Pero todos, en mayor o menos medida, podemos emular a Elzéard Bouffier y contribuir a frenar la tala indiscriminada y la desertización.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*