Vence el miedo a vender

por

Vender para muchos puede ser una tarea fácil. Para la gran mayoría no lo es. Sin embargo la buena noticia es que todos podemos aprender a ser vendedores.

Estar frente a un cliente o un prospecto puede producir nervios, estrés y hasta pánico en algunos casos. Hoy te voy a dar algunos consejos prácticos para vencer esos temores y obtener la victoria de abordar al cliente exitosamente.

  1. Recuerda que el cliente o el prospecto es una persona de carne y hueso como tú. No tienen ninguna condición especial ni mayor ni menor que tu persona y por tanto lo peor que podría pasar es que no estuvieran interesados en tus productos, lo cual no cambia nada, excepto por el hecho de que te acerca más a la victoria.
  2. Recuerda: cuando el cliente dice “no gracias” esta simplemente haciéndote saber que no está interesado en tu producto, pero NO te está rechazando a ti. No te lo tomes personal. No dejes que tu mente te engañe, si el cliente no está interesado no es una tragedia y no tienes porqué sentirte afectado. Enfócate en el producto, no en la persona.
  3. No te ocupes tanto en la parte de la venta sino ocúpate en conocer a una persona nueva. Haz un amigo y trata de escuchar sus necesidades y seguro encontrarás sin afanarte una puerta para ofrecer tus servicios o productos. Muchos vendedores exitosos lejos de tener una presentación de ventas muy elaborada, simplemente son genuinos y sencillos y permiten que el cliente mismo manifieste su interés en los productos. Recuerda, un secreto de la venta es: “mantenlo simple”.
  4. Solamente hazlo. Cuando sientes inseguridad, temor o deseos de dar la vuelta y salir corriendo recuerda el famoso slogan “solamente hazlo!”. Si dejas que tu cerebro comience a buscar excusas para no hacerlo, seguramente las encontrará y por montones. No le des tiempo ni espacio para ello, cuando sientes que comienzas a argumentarte a ti mismo, calla esa voz interior y simplemente hazlo!

Finalmente recuerda que el éxito en los negocios de ventas, al igual que en la vida, no consiste en una carrera de velocidad, sino de resistencia. Cuando intentes vender una vez y otra vez hasta que te sientas cómodo con la experiencia, entonces sabrás que haz crecido como persona.

Ah y recuérda: diviértete!

 

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*